lunes, 25 de julio de 2011

Amy Winehouse


A dos días de su fallecimiento, miles de británicos continúan llorando a una de sus más prometedoras voces, la cantante de soul y rythym and blues Amy Winehouse, muerta inesperadamente a los 27 años. Muchos apuntan que el peso de la fama pudo más que ella. La intérprete de Rehab intentó varias veces recuperarse de su adicción al alcohol y las drogas, posible causa de su fallecimiento.
La Policía Metropolitana de Londres anunciará hoy qué sucedió realmente el sábado último en su casa de Camden Town, donde fue hallada sin vida. Mientras, admiradores de varias partes de Gran Bretaña, Europa e incluso Estados Unidos le rinden tributo en las inmediaciones de su hogar con flores, velas, fotos y mensajes de condolencia.
La conmoción por la muerte de la ganadora de cinco Grammy incrementó las ventas de su álbum más popular, Back to black (2006), ubicado ahora en el puesto 59 de la lista británica, según datos de la compañía Official Charts. Nacida el 14 de septiembre de 1983, autodidacta, Winehouse comenzó su aventura con la música a los 13 años cuando sus padres le regalaron su primera guitarra y
compuso su primer tema.
Desde entonces comenzó una carrera, cuyo ritmo no pudo controlar: giras, contratos, premios, actuaciones en todo el mundo, titulares a veces no muy favorables, problemas legales y un divorcio precipitaron su consumo de alcohol y droga, y un comportamiento autodestructivo. Sus últimas apariciones fueron lamentables. En Belgrado debutó hace un mes y su concierto mereció un titular: "el peor de la historia".
Nunca concedió importancia a su imagen y aspecto desaliñado. Su talento, según especialistas, estaba por encima de los parámetros de ciertos sectores del espectáculo. Dejó solo dos discos, pero bastaron para colocarla entre las mejores intérpretes de soul del nuevo milenio. Winehouse se despidió engrosando la lista de "los 27 eternos", de la que forman parte figuras fallecidas a esa misma edad, en pleno auge de su talento, como Jimi Hendrix, Janis Joplin, Jim Morrison y Kurt Cobain.



No hay comentarios:

Publicar un comentario